jueves, 20 de julio de 2017

Saga del portador de luz #1-#4// Lightbringer series #1-#4 de Brent Weeks


★★★✩


Bien, lo primero decir que la nota es por lo que llevamos de saga de media. Las notas individuales están en Goodreads pero no mentiré si digo que están un poco al bulto. Menos el primero me leí el resto del tirón y no es una saga especialmente corta así que hay muchas cosas que tengo en la cabeza como ideas generales y no sé muy bien dónde meterlas. Así que mejor quedaos con mis comentarios sobre lo que llevamos de saga en su conjunto y ya. Descubrí la saga por un vídeo de El Geek Furioso de la Literatura en el que hablaba de sus sagas favoritas y la descripción que hizo del mundo me llamó la atención, pero lo que más me atrajo de la saga fue el sistema de magia. 





Este universo está organizado en torno a un credo a la luz. Y no me refiero a la Luz como concepto metafisico a lo 'Star Wars los del Lado Oscuro de la Fuerza son los malos'. La luz física es en lo que se basan para su religión, organización territorial, política, costumbres y, sobre todo, magia. Aquí una persona se dice que puede usar magia cuando a partir de la luz visible puede extraer/crear/solidificar luxina de algún color. Es decir, que si ven algo verde, como las hojas de un árbol a partir de la luxina verde que consiguen hacen cosas. Y cada color de luxina tiene propiedades diferentes y todo lo típico que nos podemos esperar de un mundo que con esta explicación me recordaba un poco a Avatar. Lógicamente los tipos de luxina siguen la división clásica en siete colores desde el subrojo al supervioleta pasando por rojo, naranja, amarillo, verde y azul. Hasta aquí me llamaba la atención pero lo que me atrapó de verdad es que el uso de la luxina no es gratis. Cuando un trazador usa sus poderes sus pupilas se van tiñendo del color (o colores, hay trazadores bi-tricromáticos y más) que usa. Hasta que su iris se llena de los colores que ha estado usando y estalla desequilibrando su mente y volviéndolo loco. Entonces cada uno tiene que elegir si quiere trazar o no y cuánto hacerlo. Si decides no trazar es como si fueses una persona corriente y estás desperdiciando un don de la leche que te permite obrar casi milagros. ¿Pero de qué te vale si vas a estar muerto o loco? Y no solo eso, sino que no todos se vuelven locos de la misma manera. Cada color tiene una serie de emociones asociadas que afectan a tu mente. Si trazas luxina azul la fuerzas a ser más analítica, si trazas luxina verde más salvaje y así con todos. Un poco puede ser útil en situaciones concretas pero cuando les domina se convierte en algo realmente macabro. 




Los sistemas de magia que ofrecen tanta libertad a mí me encantan porque le permite al autor jugar con muchos niveles de resolución de conflictos y problemas. Es decir, pensad en el concepto de mago clásico a lo Gandalf, Rasitlin Majere, Elminster, o Dumbledore. Eran magos que podían hacer de todo. Varía un poco en función de a qué punto llegasen sus poderes pero no tenían un límite fijo. No había un punto en el que dijeses "esta es su lista de hechizos de clase y sé que no va a poder hacer esas otras cosas ni por asomo". Si Madame Pomfrey podía curar un hueso roto Dumbledore probablemente también podía. Si Raistlin podía lanzar una bola de fuego y justo después cura a Tas de una herida mortal lo aceptas. Pero aquí cuando te dicen que Menganito es un bicromo verde-azul sabes exactamente lo que puedes esperar de él y es muy difícil que se puedan sacar Poderes Ex Machina de la manga por mucho que el grupo esté en problemas. 



Y por mucho que me guste el sistema de magia también tendré que hablar de otras cosas. Al fin y al cabo esto son novelas con tramas y personajes y pasan cosas a veces y todo. De los personajes he de decir que hay muchos. A ver no MUCHOS, nivel Canción de Hielo y Fuego, pero sí más que en una saga normal. Secundarios y Terciarios a tutiplén y sencillamente me encantan. Están bien caracterizados, tienen motivaciones creíbles y pocas veces puedes señalar a alguien y decir que es malo malísimo porque sí o viceversa. Tampoco hacen las cosas al bulto, y si ves que alguien hace algo que no te cuadra te puedes fiar de que se va a explicar antes o después. Si tengo que hacer alguna mención en especial es a Andross Guile. En serio, tiene escenas y diálogos brutales y si tuviera que explicar qué es lo que me gusta de él haría el chiste de decir que está en un tono de gris rojizo muy particular; si estuviese un poco más claro se emborronaría con el fondo del resto de personajes y si fuese más oscuro entraría en el cliché. Pero está muy bien afinado. ¡Ah! Y Karris. Pero por motivos completamente distintos.



Y la trama. La tama no es... ¿Sencilla? ¿Simple? No sé muy bien qué es lo que no es. Es decir, hay giros y sorpresas. Sobre todo según avanza la saga, en los últimos libros se tiende mucho más a este recurso que al principio, pero no es eso. Cuando se inicia un conflicto se ve más o menos a dónde va dirigida la trama. Pasan cosas de por medio y si hay giros por lo general no son demasiado bruscos. Es decir, da sorpresas pero no se basa en la sorpresa. La trama no está agazapada esperando para saltar por la espalda y decir "'¡Ja! No te lo esperabas...". Pero es que tampoco es 'simple'. Porque hay muchas tramas simultáneas. En serio, supongo que es un derivado de tener tantos personajes a los que les quieras dar tiempo de pantalla, pero de cara al final del cuarto libro creo recordar que había unas... siete u ocho tramas paralelas y todas importantes. Lo que hace que aunque todas de forma individual pudiesen parecer un poco... lineales, que estén todas entrelazadas y lo bien llevadas que están hace que no sea una novela simple. No te lía, pero tampoco es para leer en piloto automático. No demasiado. Y hay escenas que tocan. Una novela de fantasía de acción me ha hecho llorar en el tren. No es que sea la primera vez que pasa ni de lejos. Pero no suele ser lo que buscan, y me apetecía comentarlo.



Pero hay un problema con esta saga. Y no es un problemilla precisamente. Es algo que puede hacer que por mucho que te haya estado encantando haga que la dejes a medias y te tengan que insistir la vida y media antes de volver a retomarla. Y eso es el ritmo. A ver que lo explico. La saga iba a ser una trilogía, y luego cuatro libros, y al final van a ser cinco. Lo que parece pensar la gente es que está alargando la cosa para hacer más pasta. Pero en cuanto te acabas el segundo ves que es que no se puede cerrar todo correctamente en un solo libro. No sin hacer una cantidad de Deus Ex como para batir un récord. Y aún así sería una chapuza. Entonces en cuanto decide ampliarlo a lo que le lleve al principio del tercer libro tiene un dilema. El autor ha llenado los dos primeros de acción y escenas rápidas y la trama avanza a todo trapo. Entonces no puede acabar en un libro más porque no tiene espacio para explicar todo lo que quiere explicar y seguir con el ritmo de narración que lleva. Es que hay muchas cosas que ha ido dejando y es hora de darle al lector una serie de datos esenciales si esto va a tener sentido de principio a fin. Y el tercer volúmen es eso. De golpe es como si bajase de sexta marcha a tercera. Mete un frenazo y, lógicamente, lo notas. Todo es más denso y lento y farragoso. Ya he dicho que es necesario, pero te obliga a apretar los dientes y pasar por todo el proceso de la exposición de golpe. Y como no estés de humor o todo lo inmerso que podrías estarlo en la historia porque, aunque te parece correcta, no es la historia de tu vida, pues es posible que lo mandes todo a paseo y te vayas a leer otra cosa. Y es entendible. Pero esta saga me gusta y si puedo ayudar en algo a que la gente se la lea es que prometo que en el cuarto retomamos el ritmo de los dos primeros. No sé cómo va a ser el quinto pero en mi opinión va a seguir la velocidad de crucero que hemos recuperado y así hasta el final.Así que si el tercero, que repito, no es un mal libro, solo más lento que los otros, os parece la mitad de correcto que a mí estáis aquí para quedaros.



Estoy deseando que salga el quinto sea cuando sea porque es una de las mejores sagas de fantasía épica que he leído en los últimos años. Me ha devuelto a un punto mental de auténtica pasión por los sistemas de magia innovadores que me impulsen a explorarlos e imaginarme posibilidades más allá de lo que me enseña el autor. La saga del Portador de luz se ha ganado un hueco en mis favoritas porque me ha recordado qué es lo que busco en una saga de fantasía y por qué nunca lo podré encontrar en la novela histórica o de aventuras a secas. Pura magia.



Pero hasta que saquen el quinto libro voy a entretenerme con lo más parecido que tenemos a Nueve Reyes por aquí. También tiene su Magia.




2 comentarios:

  1. Hola!, me gustaría saber dónde has encontrado el "espejo de sangre" en castellano, no lo encuentro por ningún lado, gracias!

    ResponderEliminar
  2. Lo he leído en inglés porque (que yo sepa) aún no ha salido la traducción al español.
    Además, parece que hay una especie de silencio sobre cómo va la traducción... Toca tener paciencia para los que no lo puedan leer en inglés.
    Cualquier otra cosa dime.

    ResponderEliminar