lunes, 7 de septiembre de 2015

Buenos días princesa de 'Blue Jeans'

★★★✩✩ No voy a mentir. No tenía pensado leerme este libro. Entre toda la publicidad que vi de la película por parte del grupo A3media y la poca información que me llegó cuando salió en su momento supongo que no me llamaba. Pero la vida da muchas vueltas. Y como soy entre despistado y estúpido y no me puedo ir de viaje sin un libro (demostrado científicamente), me encontré en la estación de Chamartín buscando uno casi con desesperación. Y como no había nada que me llamase demasiado me decidí por este. ¿Qué tenía que perder (aparte de los 20€)?

A primera vista parece un libro sencillo. Adolescentes con problemas. Amoríos diversos. ¿Cuántas veces hemos leído sobre esto? Muchas. Todas. Y nos sigue encantando. A mí por lo menos. A veces. Para que un libro de esta temática triunfe yo diría que lo más importante es que te identifiques con un personaje. Hay ocasiones en las que eso es más sencillo que en otras. Por ejemplo en Crepúsculo el personaje de Bella solo existe para eso. Es una chica ni guapa ni fea, ni graciosa ni aburrida, ni esto ni aquello. Lo cual hace que la lectora objetivo se identifique con ella muy fácilmente.

Y por eso para mi lo más importante de este libro han sido los personajes.

Son buenos. Algunos un pelín más logrados que otros (te miro a ti Bruno) pero ninguno me ha parecido forzado. Secundarios incluidos. Todo está perfectamente caracterizado. Hermanos, padres, profesores, compañeros de clase... Chapó. Lógicamente para mi el personaje del que me he sentido más cercano ha sido Valeria. No me preguntéis por qué. Lo de psicoanalizarme a través de personajes de libros es peligroso y decidí dejarlo de lado hace mucho. Aunque también soy algo César. Meh.

El mayor problema que ha tenido este libro para mi ha sido la narrativa. El narrador y yo no nos acabamos de llevar bien. No porque no sea partidario del uso del flashback, que es un recurso que me encanta si se usa bien, sino porque me ha parecido inconstante. Salta de escena y de personaje y de espacio y de tiempo; todo sin anunciarlo. Párrafo separado y tira pa' lante. Lo cual hace que a veces tengas que releer las primeras líneas un par de veces para volver a situarte. Además fuerza mucho el uso del estilo narrativo libre indirecto y al ser un narrador en teoría imparcial y hacerlo desde varios puntos de vista a la vez resulta caótico.

La trama me pareció floja durante la mayor parte de la novela. Como ya dije. son adolescentes con problemas. Más o menos hemos leído sobre todo lo que les pueda pasar. Ya hemos visto esta misma historia bajo otro envoltorio en mil ocasiones diferentes, ¿no? Pues en las últimas páginas te rompe. Me hizo soltar una lagrimilla (una) e hizo que gritara de sorpresa. Y por culpa de esos últimos capítulos me veo forzado a comprar el siguiente. He sido una mera marioneta en manos del autor y eso es precioso.

En resumen, es posible que si estás cansado del drama adolescente por mucho golpe de efecto que dé el final este libro no sea para ti. Vas a poner los ojos en blanco a cada rato y te vas a aburrir. Hay muchos otros libros para ti ahí fuera y eso está bien. Es cierto que esto no te va a descubrir una nueva realidad del universo ni vas a tener una revelación leyéndolo. Pero si eres como yo y tienes Gossip Girl siempre lista para verla por enésima vez, y te encanta rememorar los pequeños problemas de la vida una y otra vez porque aún no los ves de lejos... Dale una oportunidad.

Y si me disculpáis voy a buscar una cafetería donde me pongan chocolate con churros para desayunar. Me ha entrado el antojo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario