miércoles, 9 de septiembre de 2015

American Gods de Neil Gaiman

★★★★✩ Nunca había leído nada del señor Gaiman (Sandman aparte). Lógicamente sé quién es. Tengo el discurso que dio en una graduación más que visto. Me encantó que recitara unas líneas de Alice como parte de las recompensas ofrecidas por Worldbuilders. A pesar de no haber leído Stardust (hasta hace poco) es una de mis películas favoritas. El sexto episodio de la temporada 23 es mi favorito de Los Simpsons. Puede decirse que tenía mis expectativas muy altas.

Y no me ha decepcionado... Pero he tenido que hacer un esfuerzo para acabarlo.

Digamos que tardé más de un año en acabármelo. Lo empezaba, lo dejaba y lo volvía a empezar. Realmente tuve que ponerme a ello y mentalizarme para leérmelo de principio a fin. ¿Motivo? El ritmo.

Es el único problema que le he visto al libro. Y quizás no sea un problema en sí. Quizás un ritmo más acelerado no lo haría mejor. La historia no es recta. Da rodeos, desvíos, giros... Da dos pasos hacia atrás para dar tres hacia adelante. Cuanto más lo pienso más seguro estoy de que es algo completamente personal.

Quitando eso es un libro precioso. Un viaje por carretera lleno de metáforas. Es complejo y fantástico. Os aviso que a partir de aquí entro un poco en modo fangirl.

Se nota todo el trabajo invertido en este libro. La mitología. Las historias paralelas. Todos los personajes. Es decir, el trasfondo que ves en este libro es estúpidamente bueno. Hace que la historia casi te dé igual. Casi.

Porque la historia es triste. Desde el principio. Es una historia que duele. No he llorado en ningún punto porque no hace que tengas un solo momento de dolor enorme que hace te rompa de golpe. Es un dolor sordo y constante.

No me he preparado demasiado esta reseña. Sé que no hace falta. Leed a Gaiman. En el peor de los casos... Nada. No creo que haya un peor de los casos.

Feliz Wednesday.

No hay comentarios:

Publicar un comentario